Funcionamiento de un test de velocidad

Una de las herramientas más importantes de la actualidad es Internet. Una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas en 2019 resaltó que el 90,7% de la población entre 16 y 74 años ha usado Internet en los últimos 3 meses. Siendo algunas de las actividades más comunes: la mensajería instantánea, la búsqueda de información, las compras online y visualizar contenido en vídeo.

En un uso tan extendido de Internet, tienen relevancia los test de velocidad. Es una prueba que mide la velocidad de la conexión, y cuando la conexión falla, puede decir mucho de tu servicio. ¿Cuál es su funcionamiento real?

¿Para qué sirve un test de velocidad?

Es una herramienta que está encargada de enviar y recibir datos mientras mide la velocidad a la que estos se transmiten. Estas pruebas recogen información acerca de la carga y descarga, velocidad de latencia y la estabilidad de la conexión, para hacer un diagnóstico de la red. Estos test se utiilizan habitualmente cuando va más lento de lo habitual. Acudimos a los test de prueba de velocidad de Internet, cuando algo va mal con nuestra red. La cifra que arroja esta herramienta al finalizar el examen es útil para diagnosticar fallos, evaluar el rendimiento del servicio y comprobar si disponemos de la velocidad que ha prometido nuestro operador de Internet. 

Términos básicos

  • Velocidad de carga: es la velocidad a la que se transfiere un archivo desde el ordenador u otro dispositivo a un servidor de Internet, en concreto, los megas que la conexsión a Internet sube en un segundo. 
  • Velocidad de descarga: se trata del tiempo que necesita cualquier archivo para ser descargado desde el servidor hasta un dispositivo. También, se mide en megas por segundo.
  • Velocidad teórica: este concepto hace mención a la velocidad de carga y descarga que el operador del servicio ha prometido. En otras palabras, la velocidad por la que pagas en tu contrato y que, por lo general, suele ser más alta a la velocidad que realmente disfrutas debido una serie de factores.
  • Mbps: este término significa “megabits por segundo” y se usa para medir la velocidad de subida y bajada. Un megabit equivale a 10⁶ bits, siendo este último la unidad de medida de información equivalente a un dígito del sistema de numeración binario.
  • Latencia: es el tiempo que tarda un paquete de datos en transmitirse de un dispositivo al servidor o viceversa. Asimismo, la latencia se mide en pings.
  • Ping: se trata de los milisegundos que tarda en comunicarse el dispositivo y el servidor. De tal manera, a menor latencia o ping, mejor. Cuando esta relación es baja, significa que tu dispositivo y el servidor tardan menos en conectarse, algo que seguramente agradecerás mientras ves contenido en streaming.

Cómo funciona un test de velocidad de Internet

Con el conocimiento de esta terminología básica, es más sencillo aprender cómo funciona y cómo leer un test de velocidad de Internet. En esta prueba, como ya hemos comentado, se calcula la velocidad de nuestra conexión a Internet. 

El test determina primero quién es el proveedor del servicio, y ubica los servidores más cercanos para elegir dónde realizar la prueba. Una vez que se ha hecho, se realiza la medición de la latencia al enviar pings desde el dispositivo hasta el servidor, y se procede a la carga y descarga de un paquete. Esto da lugar a la cifra final: la media de la velocidad obtenida. 

Ahora, saber cómo leer un test de velocidad de Internet es sencillo, solo tienes que tener en cuenta la velocidad teórica (aquella que te prometió el proveedor) y la velocidad obtenida mediante el test. Así, mientras más se aproximen estas dos cifras, mejor.

Sin embargo, para saber cómo interpretar el test de velocidad de Internet, no basta con que las dos cifras sean similares. Es decir, es una combinación entre esta cifra, la cantidad de dispositivos conectados, la saturación del servidor y, sobre todo, la distancia del servidor del operador y el dispositivo. Esto es así, porque cuando el proveedor te ofrece el servicio, la velocidad es medida en condiciones óptimas: conectándose al servidor por un cable.

Al ser herramientas que se encuentran al alcance de cualquier persona, son la forma ideal de obtener un diagnóstico rápido y fácil en el momento en el que falla la conexión. Otra gran ventaja es que, al medir la velocidad de la red, puedes saber exactamente qué estás pagando y si tu proveedor de servicios te ha instalado la velocidad que has pedido.

Fuente: BlogThinkBig.com

on-line, internet, test de velocidad, ping, latencia

Síguenos en nuestras redes sociales