El árbol genealógico de la Vía Láctea

El cosmos ha tenido una vida larga y repleta de acontecimientos increíbles. A lo largo de esta vida ha tenido choques y fusiones con otras galaxias y ahora, estos eventos, han salido a la luz gracias a la tecnología. Un equipo internacional ha usado modelos informáticos mediante inteligencia artificial para crear el primer árbol genealógico de nuestra galaxia. Esta investigación muestra como el primer árbol genealógico cuando estaba en su etapa de formación, hace 11.000 millones de años, experimentó su primer colisión. Por lo que han averiguado, a pesar de que estos impactos eran bastante habituales, el que tuvo lugar con la enigmática Kraken fue tan grande que cambió la apariencia de nuestra galaxia natal para siempre. 

Los cúmulos globulares son como fósiles del universo temprano: colecciones de estrellas antiguas y densas de forma esférica. Pueden ser casi tan antiguos como el propio universo y se pueden usar como información estable para aplicar ingeniería inversa a los procesos galácticos que ocurrieron hace miles de años. En cualquier cúmulo globular, todas las estrellas se formaron al mismo tiempo, a partir de la nube de gas, lo que significa que podemos usar su composición química para averiguar sus orígenes. De ahí que se equiparen a los fósiles que habitualmente estudian los paleontólogos.

Usando una red neuronal artificial para simular cúmulos globulares orbitando galaxias similares a la Vía Láctea (E-MOSAICS), los astrónomos han podido recrear la vida útil de los cúmulos globulares, de los que hay alrededor de 150 en nuestra galaxia. 

El principal desafío de conectar las propiedades de los cúmulos globulares con la historia de la fusión de su galaxia anfitriona siempre ha sido que el ensamblaje de galaxias es un proceso extremadamente complicado, durante el cual las órbitas de los cúmulos globulares se reorganizan por completo.

(Referencia: J M Diederik Kruijssen et al. Kraken reveals itself – the merger history of the Milky Way reconstructed with the E-MOSAICS simulations, Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (2020). DOI: 10.1093/mnras/staa2452).

Los investigadores han podido relacionar las edades, composiciones químicas y movimientos orbitales de los cúmulos globulares con las propiedades de las galaxias progenitoras en las que se formaron, hace más de 10.000 millones de años. También mostró cuándo se fusionaron con la Vía Láctea. 

Antes, se pensaba que una colisión con la 'salchicha Gaia', que tuvo lugar hace unos 9.000 millones de años, fue el evento de colisión más grande. Sin embargo, la fusión con Kraken tuvo lugar hace 11.000 millones de años, cuando la Vía Láctea era cuatro veces menos masiva. Como resultado, la colisión con Kraken debe haber transformado realmente el aspecto de la Vía Láctea en ese momento. 

Comenta Diederik Kruijssen. 

Fuente: Muy Interesante

cosmos, ViaLactea, colision, galaxia, genealogia

Síguenos en nuestras redes sociales